Las emociones, la salud y la medicina natural

De acuerdo a la concepción médico-naturista, las emociones pueden potenciar nuestra salud o enfermarnos, según su calidad y su intensidad y duración, pero no son la única causa posible de salud y enfermedad, alguien se puede enfermar por ejemplo, porque ingirió un alimento altamente contaminado (ambiente) porque su estructura hereditaria así lo establece, como en las enfermedades genéticas o porque otros aspectos de su estilo de vida le enferman como puede ser la elevada ingesta de grasas saturadas y ácidos grasos trans, como se puede observar en la pirámide de la salud-mesotrofia-enfermedad.

Sin embargo, el estudio y comprensión de las relaciones entre las emociones y las enfermedades, es de vital importancia en medicina natural, ya que frecuentemente, los pacientes tienen detrás de la enfermedad una emoción que la origina.

Recordamos el caso de una paciente nuestra, con una artritis galopante, que encontramos desde el inicio un patrón mental patológico de odio, expresado como resentimiento, ella había estado en diversos tratamientos con diferentes modelos de medicina, sin resultados, llegó prácticamente incapacitada en 3 años de evolución de su enfermedad, le indicamos el tratamiento médico naturista y nuestro técnico en psicorientología le enseñó le técnica del perdón, y en un mes ya estaba sin dolores ni inflamación, y el la dio de alta. Nosotros seguimos tratándola 2 meses más, porque las secuelas de la poliartritis aún requerían manejo, había hipotrofia muscular, limitaciones del movimiento articular, que con la terapia rehabilitatoria desaparecieron, la paciente no volvió a presentar recaídas.

La espectacularidad de estos resultados, no se puede explicar por el tratamiento habitual médico naturista, pues requiere más tiempo para la desaparición de la enfermedad, sino por la eliminación del patrón mental patológico que la generaba.

Las emociones también pueden agravar las enfermedades existentes y sus síntomas, aunque no tengan un origen estrictamente emocional, por ejemplo, el miedo hace que una persona que sufrió un accidente de tránsito sienta más dolor.

Ellas también pueden interferir con la eficacia del tratamiento, un ejemplo, es que el mejor remedio indicado por un médico o terapeuta, del cual desconfía el paciente, tendrá un menor efecto terapéutico y mayores efectos secundarios.

Las emociones al interferir con el sistema inmunológico, y los mecanismos autocurativos pueden hacernos más susceptibles a adquirir enfermedades diversas, por causas diferentes a ellas.

Investigación científica y emociones

El estrés puede deprimir el sistema inmunológico considerablemente. A un grupo de ratas, se le administraron electro shocks reiteradamente, hasta deprimir en un 80 % su sistema inmune, entonces apareció una considerable susceptibilidad a adquirir diversas enfermedades y a morir por ellas, en el grupo en estudio; no ocurría esto en otro grupo de ratas usadas como control pero no sometidas a altos niveles de estrés.

Cuando los niveles de estrés son menos altos, el deprimir su sistema inmune, entre un 20 y 30 % no se evidenció este aumento de la morbilidad y la mortalidad.

Esta investigación nos evidencia, como ciertos estados mentales pueden aumentar la susceptibilidad a enfermarnos por otras causas diversas al mismo.

En otro estudio, se encerraron cinco monos en una jaula, en estas circunstancias, ellos luchan inicialmente entre si hasta determinar quien es el jefe y entonces todo se calma.

En el grupo experimental, a la jaula cada mes se le sacaban dos monos y se introducían dos nuevos , esto produce invariablemente una nueva lucha por el poder, mientras que en el grupo control no se realizaron estos cambios y la jerarquía se mantuvo estable, por lo que no existía este poderoso factor estresante; al cabo de un año los monos de la jaula experimental tenían un grado de obstrucción de sus arterias significativamente mayor que aquellos del grupo control, el mono más afectado era el jefe de la jaula experimental.

Este estudio nos muestra el estrés como factor causante de la enfermedad, las cardiopatías dependen de la interacción de muchos factores, por lo que se dice que es una enfermedad multicausal, de un modo similar pueden hallarse en el origen de la mayor parte de las enfermedades, diversos estados mentales.

El miedo es una emoción altamente perjudicial tanto cuando es muy intenso como cuando es sostenido en el tiempo (crónico) por haberse convertido en un patrón mental patológico.

En el caso de los monos de los experimentos antes citados, el miedo puede explicar los efectos observados en los mismos en situaciones que actúan como estresores.

Veamos otra investigación que nos muestra los efectos nocivos del miedo:

En diversos grupos de estudiantes, se ha comprobado a aquellos que están en exámenes, con aquellos que no lo están y se ha determinado en algunos grupos, el nivel de anticuerpos en la saliva y en otros los niveles de linfocitos B y T (células del sistema inmune en la sangre), en todos los grupos descienden los niveles del medidor inmunológico en épocas de exámenes y lo que es más significativo, estos alumnos sufren más resfriados.

Estas y muchas otras investigaciones nos muestran como ciertas emociones negativas nos pueden enfermar.

Entradas que pueden interesarte