La mejor receta para vivir muchos años

En este siglo que pronto termina, nuestra expectativa de vida ha ido aumentando considerablemente. En nuestro país llega hoy a los 70 años y los que están aún vivos, ojalá disfruten de esta interesante etapa de sus vidas. Hace 100 años las personas centenarias eran realmente escasas, hoy se estima que hay cerca de 8000. Ya para el año 2050, se estima que el adulto promedio en nuestro país llagará más allá de los 78 años. Sin embargo. A medida que aparecen tratamientos para enfermedades que achacan a la vejez, el tener salud en ese rango de edad, no se puede tomar como algo que indefectiblemente perdurará, muchos sufren de artritis, de alta presión sanguínea o de enfermedad del corazón.


El cáncer, la osteoporosis y la bronquitis crónica, también agobian a algunas personas maduras. Estas enfermedades pueden ser todas prevenidas y es el estilo de vida lo que mayor impacto tiene sobre la salud en estos años maduros.


Los expertos coinciden hoy en varios factores que aumentarán la longevidad y retardarán la llegada de enfermedades incapacitantes. Dentro de estas medidas destaca una que se convierte en un potente antídoto para el envejecimiento.



EL MEJOR ANTIDOTO PARA EL ENVEJECIMIENTO


Recientemente un panel prestigioso de más de 50 expertos se dedicó a estudiar todos los factores que contribuyen a mejorar la calidad de vida a medida que se envejece, y llegaron a coincidir que, como receta fundamental, es el ejercicio el factor sencillo más importante para retardar el envejecimiento prematuro. Esto, independientemente de la edad, de la incapacidad o del nivel general de aptitud física.


Me ha parecido tan importante esta coincidencia que deseo compartirla con ustedes intentando que sirva como estimulo y pueda ser adaptada por quienes aún no lo han hecho. Un estilo de vida sedentario acelera casi todos los aspectos indeseables del envejecimiento. Pero, por el contrario, la actividad física desacelera la erosión de la fuerza muscular, mantiene mejor el funcionamiento cardiovascular y respiratorio, limita el riesgo de desarrollar diabetes y aumenta la masa muscular, lo cual ayuda a prevenir la osteoporosis. El ejercicio además. facilita la digestión, promueve un mejor funcionamiento intestinal, reduce el insomnio y previene la depresión. De allí que sea tan beneficioso para las personas maduras.



ESTRATEGIAS DE DIETA PARA EL ENVEIECINIENTO


El envejecer puede significar que la persona esté mejorando en muchos aspectos. A los 40, 50 o 60 años, probablemente Ud. sabe más, trabaja más inteligentemente y tiene más confianza en si mismo que cuando tenía 20 años. Pero nadie quiere sentirse "viejo". Para minimizar esta posible situación, además del ejercicio, existen algunas estrategias importantes dentro de la dieta que ayudarán a ingerir un mayor número de nutrientes sin aumentar de peso. Estos nutrientes le ayudarán a ser más sano.


Cuando la persona se mantiene activa, sin duda puede comer más y así preservará mejor su salud. He aquí algunas estrategias importantes en este sentido.



MANTENGA UN PESO SANO


En estas últimas semanas han aparecido en prestigiosas revistas científicas, varios trabajos, todos apuntando a diversos problemas que surgen con la obesidad. Un peso excesivo está relacionado con un aumento de la incidencia de muerte por varios tipos de cáncer. Para mantener un peso sano, puede que Ud., desee cambiar la manera en que come.


Un estudio en la Universidad de Tufs, encontró que las mujeres postmenopáusicas que ingerían menos de 1000 calorías por comida, quemaban cabrias con la misma eficiencia que las mujeres jóvenes. Lo importante está en que cuando la grasa que se introduce en la dieta no se quema como combustible, se almacena como grasa corporal. Una estupenda estrategia para mejorar la manera en que se quema la grasa, es comiendo 4 ó 5 pequeñas comidas durante el día en lugar de las 3 usuales, Esto tiene dos ventajas, una, ayuda a controlar peso, la otra, proveerá energía durante el día.



MANTENGA BAJA LA INGESTION DE GRASA


Recuerde que dentro de una dieta sana, Ud. deberá mantener la grasa que ingiere en no más de 20 a 25% de las calorías a partir de alimentos que la contengan. No olvide que una elevada ingestión de grasa aumenta el riesgo de enfermedad del corazón y de cáncer. Evite fritangas, los postres con grasa, las carnes con mucha grasa y los lácteos completos, escoja más bien la variedad descremada. Cuídese también de casi todas las salsas que acompañan algunos alimentos.



COMA MUCHA FIERA


Va he escrito sobre este tema. La fibra mantiene a los alimentos moviéndose a través del sistema gastrointestinal. Disminuye también el riesgo de sufrir estreñimiento, diverticulosis y diverticulitis y hasta hemorroides. La fibra soluble como la de la avena, reduce además el colesterol sanguíneo y remueve carcinógenos del organismo.



¿LE GUSTA EL PICANTE?


Si a Ud. le gusta el picante en la comida, recordará que en algunas oportunidades cuando ha ingerido dos o tres ajíes se ha preguntado si ese picante perjudica a sus membranas gástricas. Veamos antes algunas características de las plantas de la familia Capsicum. Todas contienen capsailina y algunos sitios en los que se ha consumido desde hace más de 7000 años han sido Perú, México e Iraq. Los ajíes son ricos en vitamina C y tienen 9 veces más C que los tomates por peso, pero deberíamos comer medio ají diario para obtener cantidades significativas de vitamina C. Lo importante está en que si come picante con la comida, sustituirá positivamente grasa y sal.



LOS EFECTOS DE LA CAPSAISINA


Este es el ingrediente importante que tiene el ají. Aunque le hacen sudar al comerlos, pueden elevar momentáneamente el metabolismo, aunque no existen evidencias de que ayuden a perder peso corporal.


Nunca se ha demostrado que el consumo de ajíes o picante dañe las membranas estomacales, o que causen úlceras o hemorroides, o que interfieran con el proceso de cicatrización de las úlceras o con el de las hemorroides. Claro. si Ud. sufre luego de acidez y se siente incomodo al comer picante, puede que no vaya a dormir bien, pero si ello le sucede, regrese a comidas más suaves y ello no significa que ha sufrido daños permanentes en sus mocosas gástricas.


Un estudio reciente ha indicado que encontró una relación entre el consumo de ají y el cáncer de estómago; otro en la India, encontró una relación con el cáncer oral. Pero otros investigadores piensan que los ajíes, quizás por su contenido en vitamina C y otros antioxidantes, pueden ser protectores contra el cáncer. Aún no existe literatura científica que indique un poder antícolesterol en el ají, pero se sabe que pueden reducir la capacidad de la sangre al coagula.

Entradas que pueden interesarte