La investigación científica y la Medicina Natural

La medicina natural tiene mucho que ofrecer a la humanidad; la investigación científica ha verificado muchos de sus usos y puede hacerlo con otros más.


Actualmente mucha gente se pregunta si es o no científica esta práctica terapéutica; el propósito del presente artículo es aclarar tal duda.


Todo empezó con Hipócrates, el padre de la medicina, quien propugnó que las enfermedades tienen causa natural y estableció una serie de principios en sus aforismos, entre ellos: "Que tu medicina sea tu alimento y tu alimento tu medicina"; o aquel que dice: "la medicina es el arte de imitar los procedimientos curativos de la naturaleza". También afirmó que " toda enfermedad se cura mediante alguna evacuación, sea por la boca, sea por el ano, sea por la vejiga o por algún otro emuntorio. El órgano de la transpiración es uno de estos".


Estos aforismos y muchos otros cobran su pleno sentido en la medicina natural.


El primero nos habla del valor preventivo y terapéutico de los alimentos, más allá del simple análisis nutricional. El segundo de la forma ideal de la terapéutica, y el tercero de la desintoxicación, una terapia natural.


Por la gran similitud entre los postulados de este sabio y el enfoque de la actual medicina natural, a la misma se le ha llamado en Europa "neohipocratismo".



Muchos farmacos son extraídos de las plantas medicinales


La medicina convencional obtiene muchos de sus productos farmacológicos de plantas; por ejemplo, la efedrina se extrae de la efedra, especie utilizada en los problemas asmáticos en la India; de la digitalis o dedalera, usada en Europa para los problemas cardíacos, se extraen los digitálicos, considerados como cardiotónicos. Así se podrían nombrar centenares de ejemplos más.



Los organismos mundiales y la medicina natural


Luego que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estudiara los efectos de la medicina tradicional de la India y de China sobre las poblaciones de dichos países a través de programas implementados por Mahatma Gandhi y Mao Tse Dong, respectivamente, encontró que los efectos estadísticamente medibles sobre tales naciones, eran equiparables a los de la medicina de los países "civilizados", solo que a un costo mucho menor.


El peso de las evidencias acumuladas fue tal que en 1974 el Dr. Hafden T Mahler, Director General de la OMS, al dirigirse a los 139 delegados de la Asamblea anual, habló acerca de la importancia de incorporar estos conocimientos a la práctica de la medicina.


En 1976, con motivo de la célebre declaración de Alma-Ata, se recomienda a los gobiernos del mundo incorporar programas de medicina alternativa a sus sistemas de salud, y a las universidades, investigar tales procedimientos.


Los estudios serios sobre plantas medicinales y su utilidad real, se consideran tan importantes que la Oficina Panamericana de Salud (OPS) promueve su uso bajo criterios adecuados; para citar un ejemplo, en el Boletín de la Oficina Panamericana vol. 107 No. 4, correspondiente a octubre de 1989, aparece un artículo denominado Las Plantas Medicinales en la Terapéutica. Citamos unas cuantas líneas de dicho texto: "En los países en desarrollo en particular, sería conveniente identificar las plantas medicinales y sus derivados que puedan formar parte de las listas nacionales de medicamentos, e incluso sustituir a algunos productos farmacéuticos importados de otros países".


"Para los científicos de los países en desarrollo, comienza una era en la que se prevé que las plantas medicinales ocuparán una posición predominante en el orden de prioridades nacionales".


La OPS ha manifestado su pleno apoyo a la Investigación y al uso de las plantas medicinales.



Las Universidades


En el mundo desarrollado quien acogió esta sugerencia de un modo más serio, fue la Universidad de París, donde luego de iniciarse un programa de investigación de complejidad creciente en medicina natural, se instaló un post-grado sobre la misma.


En Latinoamérica, la primera institución superior en adoptar programas continuos de investigación en este tipo, fue la Universidad Autónoma de Chapingo de México, donde se han desarrollado Departamentos de Etnobotánica, Fitoquímica y Farmacología, dedicados exclusivamente al estudio de las plantas medicinales. Dicha Universidad realiza actualmente estudios clínicos de tales disciplinas en convenio con el Seguro Social e Instituciones privadas, y sus trabajos han aparecido en numerosas revistas internacionales especializadas en el tema, mismos que ponemos a la disposición de aquellos que deseen revisar la rigurosidad metodológica y las conclusiones de dichos estudios.


En Colombia, la Universidad Corpas tiene un laboratorio de Farmacología Vegetal donde continuamente se realizan investigaciones acerca de las propiedades medicinales de las plantas, las cuales son publicadas por la revista de la Facultad de Medicina de esa casa de estudios.



Otras instituciones


En Perú, el Instituto Peruano de Investigación Fitoterapéutica Andina(IPIFA), realiza investigaciones con protocolos que no solo aparecen en las revistas especializadas de fitoterapia. Por ejemplo, en diciembre de 1992, la Sociedad Peruana de Medicina Interna, publicó en su boletín periódico, un trabajo del Dr. Oscar Villavicencio acerca de las plantas medicinales y dietas útiles en el asma bronquial. Lo curioso es que hasta hace poco dicha Sociedad Médica se opuso al uso de las plantas medicinales, pero ante la gigantesco evidencia acumulada por gran número de investigaciones realizadas en todo el planeta, con hidalguía reconsideró su posición.


En Cuba, desde hace varios años se investigan las plantas medicinales y diversas Instituciones universitarias de la isla, tales como la Universidad "Salvador Allende" y en especial la Universidad Médica de Camaguey, dedican especial interés a la investigación en medicina natural. El Ministerio de Salud Pública de ese país que creó la división de medicina natural y tradicional recomienda a sus médico de la misma, luego que numerosas investigaciones realizadas en ese país o en el extranjero, verificaron su utilidad real.


El amplio uso de terapias alternativas en Cuba no es azaroso, tiene un buen soporte investigativo disponible para todo aquel que lo solicite. A pesar de lo anterior, algunos dudarán acerca de lo que hacemos los latinoamericanos en nuestras universidades e instituciones de investigación, porque a lo mejor se piensa que hace falta una experimentación más rigurosa, con personal entrenado, estudios a doble ciego, con parámetros precisos y servicios autorizados.


Aunque esto último no es cierto, vayamos a los países llamados "primer mundo". Pues bien, estos estudios sí existen y además han sido publicados en dichos países y por las revistas médicas más prestigiosas. Trataré a colación uno de ellos, aparecido en la revista médica más ortodoxa de Europa: The Lancet.


En el número de diciembre de 1988 de la misma, aparece un trabajo realizado por los Dres. J. Murphy, J. Mitchell y S. Heptinstall, del Departamento de Medicina del Hospital Universitario de Nothingham, intitulado "EnsayoAleatorio a doble ciego y controlado de la matricaria para la prevención de la migraña". Se trata de un estudio prospectivo donde se estudia la planta medicinal conocida como manzanilla o matricaria, y concluye: "Las dos valoraciones globales indicaron que la matricaria era mejor que el placebo".


En la bibliografía al final de dicho ensayo se citan estudios realizados con la matricaria en otros centros con buenos resultados y también se lee: "en nuestros estudios con matricaria no produjo ningún efecto adverso".


La siguiente es una lista no exhaustiva de revistas serias que se dedican a la fitoterapia, las cuales se caracterizan porque publican artículos de alta calidad metodológica:


Plants Medicinales (en inglés), Journal of Ethno Pharmacoogy, Fitoterapia (en italiano), Journal of Natural Products (en inglés), entre otras.


En diciembre de 1988, The Lancet publicó un artículo científico sobre la manzanilla como profiláctico de jaqueca.


Con esto queda establecido que sí existen investigaciones serias en medicina natural, pero también es cierto que como opción válida para la salud y la economía de nuestros pueblos, debería ser asumida tal investigación con carácter de urgencia por nuestras universidades.


Más recientemente, centenares de publicaciones científicas avalan los postulados esenciales de la medicina natural; revisemos algunas:


Acerca de la importancia de limitar cantidades de comida y de preferir alimentos de baja densidad calórica y alto valor nutritivo, revisar el trabajo del Dr. Richard Weindruch, PhD en patología experimental, quien dirige el instituto de Envejecimiento de la Universidad de Wisconsin, E.E.U. aparecido en la revista Scientific American, de enero de 1996.


La medicina natural ha venido utilizando la monodieta de uvas en tratamiento de cáncer desde principios de siglo, a partir de los trabajos de la Dra. Brent. Ahora esto recibe una confirmación científica, pues el Dr. Jhon Pezzuto realizó experimentos con ratas, determinando una cierta actividad anticoplásica, explicable por la presencia de un antioxidante poderoso en las uvas, el revestrol. Esta investigación fue desarrollada por la Universidad de Illinois y publicada en la revista Science de febrero de 1997.


La enfermedad cardiovascular en medicina natural se trata mediante un cambio del estilo de vida; un trabajo sobre las macrofunciones y algunos remedios naturales específicos; pues bien, el esquema del manejo del estilo de vida, como elemento terapéutico fundamental, ha sido investigado científicamente y se ha corroborado que es más eficaz que el tratamiento convencional. La primera publicación de este tipo la realizó la revista The Lancet en 1990, con el trabajo del Dr. Ornich, posteriormente otro grupo de investigadores realizó una experiencia similar pero más larga (cinco años) publicada en la revista científica American Journal of Clinical Nutrition en abril de 1997.


Se está trabajando en un nuevo fármaco; el D-quiro-Inoxitrol en las mujeres con ovario poliquistico que conduce a la ovulación, mejora la fertilidad, regula el exceso de tetosterona de estas mujeres, además de regular el ciclo menstrual y disminuir la resistencia a la insulina.


El D-quiro-Inoxitrol se encuentra en las frutas y hortalizas y por esto las dietas naturistas mejoran dicha condición sustancialmente, según el Dr. Nestler de la Univesridad de common wealt (Virginia, USA), publicada en el boletín del Instituto Nacional de Salud Norteamericano en mayo de 1999.



Por que continuar investigando acerca de las plantas medicinales


La investigación científica de plantas medicinales latinoamericanas es necesaria porque:





  1. Los costos de los fármacos están fuera del alcance de los bolsillos de las grandes masas latinoamericanas;




  2. Somos muy ricos en flora medicinal; tenemos la más variada y abundante del planeta;




  3. Los costos de las plantas medicinales son bajos y la asequibilidad a las mismas suele ser general en toda Latinoamérica;




  4. El desarrollo de los sistemas de salud de nuestros países, puede ser modulado y acelerado por los descubrimientos que en este tipo de investigación se realicen.




Por todo lo anterior, nuestra responsabilidad es seguir contribuyendo con nuestro granito de arena, en el fortalecimiento de la medicina natural a nivel regional.


Entradas que pueden interesarte